Lookin' for!

martes, 29 de enero de 2013

segunda certeza




a veces asusta más una piel infinita
que una piel inalcanzable

las sombras de la vela en la pared
crecen y se curvan en la superficie temblorosa
que unos prefieren llamar techo
y otros mar
cuando se han cansado de los techos

la comprensión es un ejercicio muy serio
que estalla en carcajadas
cuando se comprende a sí mismo

dialoguemos como dialogan las ciudades
entre nubes de sudor lleguemos al trabajo
tarde y desconcertadas,
caigamos como caen los intoxicados
entre temblores y retinas oscurecidas
ciegas y angustiadas,
procedamos como lo hacen los comienzos
anunciando la imposibilidad a cada paso
intensos y dulces,
extraigamos del miedo el antídoto que lo debilite
el miedo se sirve de un instante de eternidad,
el miedo siente pánico ante el tiempo detenido
se encoge en el pecho justo un momento antes
de expandirse y rebosar desde nuestros ojos
la certeza más aterradora de todas:
la plenitud es real
en tanto que desaparece.

distancias viejas




Sin luces
estoy vacía
pero en todos los sentidos.
Un ascetismo suena tentador
pero mucho mejor
una noche metida en un taxi
¿adónde vamos?
ya no sé si era el momento
y tú un fantasma incandescente
que me llevaba de la mano
hasta un delirio sin éxtasis.
Ni todas las canciones
entre octubre y un dolor de vientre,
ni el aire corre limpio
a través de sus carcajadas,
ni puedo darme la vuelta
porque temo verte la espalda,

cuando instaure creencias nuevas
podremos hablar entre ritmos suaves.

Ahora quiero que me hagas daño
que el dolor se muera de placer.