Lookin' for!

viernes, 18 de enero de 2013

si estás cansada




Voy avanzando por el pasillo y aprieto muy suavemente
la punta de las tijeras en el hueco que tengo entre
el hueso de la cadera y la tripa,
me encanta ese hueco y ahora
si me tropezara
podría hundirlo y pintarlo de amapolas
como las que surgen de la entrepierna
de las insumisas de Rossetti;
antes de que llegue el violento dolor
aprenderemos el placer que lo mitiga
y dormiremos como todos los días
excepto si un día las tijeras,
o la urgencia o el insomnio
nos colocaran directamente
en el centro del diluvio.

Y si entonces tratamos de buscar los contornos de otro cuerpo
tan solo por el sonido de las gotas
podríamos decir
-vivir consiste en saber
qué secretos deben desvelarse a tiempo-.