Lookin' for!

lunes, 14 de enero de 2013

Si tu estuvieras aquí





 

 

Las roquitas mudas de la ladera

quieren ser cima de la montaña

aspiran a no pensar nunca más

en su pobre condición.

Y creen que desde arriba

el panorama se transfigura

bajo la luz de un sol distinto,

y desprecian increíbles criaturas

que habitan sus entrañas

y cuentan historias entre los recovecos.

Dicen que al alcanzar

el estado de máxima riqueza

(propiciado por las alturas

y las nieves constantes)

todas las cosas parecen nuevas

y brillan y alcanzarlas

es un placer insuperable.

Y brillan y alcanzarlas

es un deseo eternamente insatisfecho.

Las roquitas mudas de la ladera

respiran angustiadas,

y no saben que arriba

el aire está enrarecido

y ni siquiera el estío permite

salir a la lluvia con la piel descalza,

abrir la boca y respirar

malditas ráfagas de recuerdos,

sentirse viva más allá

del tiempo dictado por las nieves.

Arriba esclavos de la luz,

abajo condenadas por la presión;

solo un ser externo a la montaña

contempla este teatro sin ambición.














más fácil sería el camino...