Lookin' for!

sábado, 1 de diciembre de 2012

diciembre

Acicalense. La ciudad tirita entre caminos perdidos y ruinas como las que acechaban los pensamientos de Larra. Las parejas se dejan morir a la altura de sus besos, de los miradores empedrados que reinan justo debajo del cielo que les limita. Algún gato, harto de tanta comida caliente y mantas embotadoras, se ha puesto a escribir en lugar de relamerse las heridas. La fotografía es imposible, porque se sirve de la luz y la luz es aquello que nunca se ve. Como ella, tu nítida presencia en esta tierra que es el olvido, se disuelve y te conduce a la consciencia insoportable de la reflexión de todo lo que llega y desaparece. Reflexión que distorsiona tu paso por la luminosidad de una mañana de piernas que refugian y cuellos para enredarse. Entonces ella se incorporó, y al contemplar al fin un sexo dormido y carente de intenciones, pudo hundir la cabeza en su recoveco favorito y esperar a que el miedo a Diciembre se calmara.