Lookin' for!

lunes, 19 de noviembre de 2012

Mantra

Tu boca súper deseable
no he dejado de pensar en ella.
Marcada arruga en la comisura de tus labios
tienes ganas de volver al origen
volver a ser una niña
y revolverte entre las sábanas y el sudor
esperando a que tu protectora te despierte
envuelva tu cuerpo anillado en un abrazo
y susurre en un amanecer sin persianas
a tu oído la promesa de un día imperecedero,
y conduzca un coche destartalado
que te lleve al fin del mundo
pero nunca a tu hogar sin ella
y te deje liar tabaco
mientras tararea y maldice alguna autopista,
vuelva la noche y a sacudirte
en un delirio de placer contradictorio
volver a vivir, ¿semejante pasión?
Volver a sentir el mundo vertiéndose en un sollozo,
la libertad entre las piernas,
la totalidad ante los ojos ciclópeos de un ser tierno,
el espasmo involuntario ante la desnudez de la muerte,
pequeña muerte que se avecina en sus pupilas
y su sabor a labios de sangre seca,
e inconfundible calor de la carne que palpita de placer,

incertidumbre,
otra vez en la cuerda floja
que tus manos prometen equilibrar.