Lookin' for!

jueves, 13 de septiembre de 2012

fero-mona






Nos sentimos sucias, en fin, por aquello por lo que no deberíamos. Estamos recubiertas de plástico, malformaciones, propósitos, accesorios que imitan lo necesario. Olemos a polvo de muertos y a historia de guerras tristes, antes solíamos regresar a por un plato caliente y ahora regresamos a por una reducción de nuestra masa deseante. Tengo hambre de realidad, un calor menos recubierto de feromonas y más estrecho, tan cercano que no podamos ni apreciar nuestro olor. "Traigo excitación" significa en griego feromona, y es verdad, pero espero que traigáis mucho más que eso.

Palabras nuevas y brillantes, lo cual no significa que entremos en la penosa dinámica de adoración de lo nuevo, permanentemente y sin descanso; entonces lo nuevo deja de serlo y el presente se convierte en aquello de lo que no podemos escapar y que por lo tanto no podemos vivir. No, no esas palabras, sino las que dejen de rendir culto a la suciedad heredada. Esa mierda que no es palpable, ni sudorípara ni audible, es tan sutil como grosera y evidente, es tan fácil de desmontar que intentarlo siquiera parece una ridiculez. ¿Pero qué llevas ahí? es un documento nacional de identidad, mire, me declaro, a partir de ahora, participante en este teatro de masas descabezadas y cabezas pisoteadas por pueblos que corren despavoridos o, peor aún, culos enormes y sudorosos que aplastan vidas abyectas con la única excusa de vivir conforme a lo conocido y con la única frontera de la tela de un pantalón
o una minifalda.

¿Será posible que me sientas un poco más, que te atrevas a follar despacio, que me mires a los ojos sin miedo, que dejemos tanto narcótico?
Claro, todo eso podría ocurrir, en un cuerpo paralelo. Pero aquí estamos, organizando la basura que expulsamos sin parar y, mientras tanto, haz el favor de rularte eso y dame un beso tranquilo.