Lookin' for!

martes, 19 de junio de 2012

Le bonheur



Relaja e incrementa la tensión que hay entre mis caderas,

en tiempos distintos crea un núcleo de tibia resistencia,

me resisto a dejar ir toda esta sangre en corrientes ciegas,

a estrellarla contra el muro absurdo de la pertenencia.


Quiere relajarse llegando casi hasta el final del éxtasis,

perdiendo la sonrisa al ver incumplirse la promesa

de felicidad, para Stendhal, de topográfica identidad -para mí-,

en tanto que al pertenecer a un lugar nada se aleja.


Nada que no tenga importancia, el engaño se ve en los cuerpos,

en esta imposibilidad de crear algún espasmo nuevo, instante

mismo en el que las manos se conocen entre ficticios espejos,

y los besos llegan sin trémula mirada y sin porvenir distante.