Lookin' for!

miércoles, 2 de mayo de 2012

sex function



-Time is nothing but a lie
if she's not coming home tonight-

Sudor femenino resbalando por los brazos de la madrugada,
tú empezaste a acariciar mis omóplatos con las uñas de una leona hambrienta,
yo decidí arquear mis caderas para enseñarte lo mejor de mi espalda,
ese final, duro y caliente, esta noche tan irreal no me importa que me mientas.

Y tus labios estrechaban la frontera entre tu libertad y mi esfuerzo,
y tus piernas terminaban de convencer a mi cabeza con una urgencia
yo acababa de salir del doloroso parto de un mundo mío nunca más nuestro
tú ignorabas todo el tiempo que había vivido por pura inercia.

Pero ni a tí ni a mí nos importa qué hemos hecho cada una con el miedo,
ni cuál sería el carácter de ese miedo, si es feroz como tu boca o inoportuno,
como mi deseo.

Ni a mí me importa saber cuántas veces podrás ser capaz de volver a sentir lo mismo
ni quiero indagar si será posible volver a caer, por placer, en este precipicio ilusorio.
Nada de eso nos importaba la noche en que advertí que aprendiste cosas nuevas,
que otros cuerpos y otras perspectivas te habían dado nuevas posturas, otra lengua.
Ni mejor, ni peor, seguías siendo tú misma asombrada frente a una piel infinita
y seguía siendo otra vez yo, respirando tu olor ácido y escuchando esa letra maldita
de tu voz susurrando tan cerca de mi oído, cantando directa al centro del olvido
deshaciendo en pedazos todo el trabajo de mi estío, rompiendo músculos con cariño.

Es sólo sexo, es sólo miel, y no se trata de volver a empezar sino de un adiós menos amargo,
una textura diferente, un desplegarse de tus facultades y movimientos de animal,
un volver a sentir que el tiempo se detiene mientras prolongo hasta lo imposible tu orgasmo,
¿por qué no? como en toda obra de arte, el estilo más grande aparece al final.

El estilo más sucio, más desalmado, las palabras más hirientes y cada ultimátum
eso es sólo dolor manchado de razón, o indiferencia puta y desconcierto
ese final no me vale, no pertenecerá a mi idea de ti, no estropeará mi salto
esto son sólo palabras y el polvo fue sólo un último y consciente movimiento.

Ya duele menos, ya sólo duele aceptar que algo dentro del mundo ha muerto.
Que aunque nadie lo haya sentido, habrá un universo particular menos,
que aunque nunca más pueda oírla, tu risa, fresca, narró parte del cuento,
y toda la energía que hemos puesto sin dudarlo ni un momento
es tan sólo el reflejo de algo tan real como el recuerdo, como el sexo.