Lookin' for!

viernes, 6 de enero de 2012

Cumpleaños total.




No será peor de lo que era, no será peor. Seguro que es mejor.



Mo to
cicletas.

Va ca cio
nes.

O
to ño.


Y aunque juré que nunca más, voy a hacer una fiesta por mi cumpleaños.
Porque este Enero no sea un espejo de cristales rotos, y la misma sonrisa de idiota mientras miraba el humo ascendiendo, la mano escribiendo, y un segundo de reposo, para soltar el boli, primero el cenicero.
Por qué por lo que queráis. Por los momentos de llama y hielo de la noche de vicios enlazados de una persona joven y perezosa. Perezosa de alimentar sueños con algo real, algo de lo que pueda decirse: no eres nada de lo que pueda esperar un efecto deseado. Eres, como todo lo que entra en una vida, un descubrimiento sorprendente si no fuera porque el final, que bien podría parecer un entreacto, se lleva siempre el mejor aplauso.
Por algunas otras cosas, aunque no demasiadas. Que siga habiendo días buenos y días malos, por favor. Que el futuro no charle en exceso durante el murmullo anterior al sueño, que las palabras no se repitan tanto ni con tan poco acierto, que lo que se prometa, se cumpla en la medida de lo imposible, y no son deseos lo que estoy pidiendo sino respuestas.

Que os montéis una fiesta de cumpleaños y os pongáis una más, aunque sea.

¡Feliz año!