Lookin' for!

sábado, 15 de diciembre de 2012

Digo que cantemos




Enseño a huir de mí.
Pero ¿quién puede huir de mí?
A ti, quienquiera que seas, te perseguiré desde ahora,
y mis palabras te zumbarán en los oídos sin descanso,
hasta que las entiendas.

No digo estas cosas por un dólar,
ni para matar el tiempo hasta que llegue el barco.
Digo tu discurso y hablo con tu lengua que,
amarrada en tu boca, comienza en la mía a desatarse.
Y digo que nunca hablaré de la muerte y del amor
en un sitio cerrado,
y que sólo me entregaré a aquel o a aquella que vivan
conmigo al aire libre.

Si quieres entenderme, ven a las sierras y a las playas
abiertas.
La mosca que se posa en tu frente es ya una explicación;
y una gota de agua
y el movimiento de las olas...una clave.
La mandarria,
el remo
y el serrucho
secundan mis palabras.





Fragmento de "Canto a mí mismo", Walt Whitman



 
Y los niños larva de Scott Tuke
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Praxis