Lookin' for!

domingo, 12 de agosto de 2012







Las nubes anaranjadas
arañan los vértices de un lienzo en blanco,
la cadencia crepuscular
se derrama por tus hombros de sal.

Aquí estamos,
abriendo las manos tras un largo letargo,
así vienes,
retorciéndote como el aire
entre las rocas y el mar.

Este atardecer terminará
cuando inventen el nombre del color
que no necesita recuerdos
para ser descrito

AHORA

tiñe tu voz, de madera y escarcha

DESPUÉS

temblará en mi boca;
se calmará en tu nido.

Flechas rítmicas disparas
a mi cerebro y a mis piernas
y yo hablo

MIENTRAS

de este día que ya declina,
mientras,
las horas nos esquivan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Praxis