Lookin' for!

viernes, 27 de julio de 2012

Salta la luna




Nos pesan días helados, heredados,
los rompemos con calor y sueños,

nos ahoga la suciedad de los límites
que nos obligan a una actitud civilizada
a pesar del sutil salvajismo,
no importa, mira,
esta noche podría ser eternamente, nadie
puede saber
lo que nos mata.

Hablamos durante horas de un cambio,
nos sudaban las manos,
se secaban nuestras bocas,
¿qué importa?
después manchamos toda la madrugada,
y el sofá -no estoy cansada-,
inspectores de normalidad me cuentan
que su deseo es fantasioso
y el mío es fantástico.

Nos dejaron con la televisión apagada,
la calle en silencio, tu espalda, no sabes
cómo imaginé en tus ojos
fuego reflejado,
intensidad, y esperar
siempre un poco más.

No sabemos lo que va a pasar
no tenemos miedo
tenemos
besos

y más lluvia y sudor para entregaros
y hacer temblar bajo los párpados
ganas de una existencia real,
imaginación sin heridas calculadas
resistencia a la incertidumbre,
tenemos, con suerte,
una sonrisa torcida.

Es la sonrisa de ls que sienten
ahora o nunca,
de repente,
oliendo a gasolina.

2 comentarios:

  1. "nos ahoga la suciedad de los límites
    que nos obligan a una actitud civilizada
    a pesar del sutil salvajismo,
    no importa, mira,
    esta noche podría ser eternamente, nadie
    puede saber
    lo que nos mata"

    Vivimos por vivir, mademoiselle.

    Besos de neón, y lamento no poder comentarle nada más, pero el calor me hace perder las pocas facultades mentales que creo tener.

    ResponderEliminar
  2. Se agradece este comentario, disfruta del calor, que potencia otras facultades ;)

    ResponderEliminar

Praxis