Lookin' for!

martes, 3 de julio de 2012

pills


Hay algo en esta vida entusiasta que empieza a ser sofocante. La literatura, al contrario de lo que pensaba, no es una salvación ni el resultado de una energía que murió al dirigirse al más absoluto de los estatismos. Solemos quedarnos en el mismo sitio, por mucho tiempo que pase, agazapados entre el silencio y las caricias del aire, ese aire que corre suave en los patios de las casas andaluzas.

Esperamos unos dedos recorriendo con calma nuestro antebrazo, al abrir los ojos el agua cae con fuerza y la ducha nos devuelve a la realidad descarnada. Falta corporeidad.
Hay algo en estas horas que pasan sin ser conscientes de su mismo final, algo en tu manera de hablarme y situarte en la figura imaginaria que forman nuestras cabezas, como si nos desplazáramos en un baile cuya genialidad consiste en fingir que no estamos bailando.

Una presión, un sabor, un aullido. Salir de casa con las manos pegadas a la cara, como siempre, la habitación se coloreó de rojo y el tiempo se dilató -al mismo ritmo que nosotras-.

1 comentario:

Praxis