Lookin' for!

lunes, 14 de mayo de 2012

Decimocuarto día



Decimocuarto día, decidió descansar tras la creación,
ocupar la mente en otros asuntos menos problemáticos,
esperar al vacío como quien espera su ración
de vida libre y salto oscuro sin besos taquicárdicos.

Decimocuarto día, trescientos sesenta y cinco días después,
vio el nudo tan manoseado, lo miró con desconfianza,
horas inexistentes golpeando en la cabeza a las tres
de madrugada podría ser, certeza y cariño avanzan.

Decimocuarto día, a punto de terminar o recién empezado,
¿será un saludo más del Sol, o una despedida distinta de la Luna?
yo no sé si será capaz de hablar con este calor tan amargo, sí,
que empieza a expresarse y cada palabra gotea y suda.

Decimocuarto día, se parece a cualquier otro, tan especial y monótono.
Puta acción inacabada que se repite queriendo reivindicar su lugar,
no queriendo salir del corazón para quedarse a vivir siempre en todo,
para empapar de su ser incompleta cada minuto y esa calada de más.

1 comentario:

  1. Cuanto más te leo, más cosas me apetece comentar de lo que escribes xD

    ResponderEliminar

Praxis