Lookin' for!

martes, 24 de abril de 2012

Comunicado colectivo


El colectivo vital de los desengañados
reclama para todos un cambio conceptual:
vamos a dejar de hablar del tiempo arrasado,
que vivir sea un acto puramente anormal,

que el absurdo se filtre en la vida más ordenada
y la manche y la transforme en algo real,
que las palabras eternas sean un insulto a la imaginación,
y la imaginación rinda tributo a CADA voz.

La sordidez que no se adueñe ni un momento
el dolor no se puede respirar,
pero se puede transmitir (siempre tenemos la ilusión
de una elección original).

El sueño envenenado te mantiene despierta.

Aunque la sensación de calor sea perfecta
el invierno se ha quedado con el nombre
aunque la abstracción del problema sea casi completa
no podemos evitar que el recuerdo asome.

Por eso este colectivo que me pidió comunicar su mensaje
se ha quedado sin razones y habita con tristeza salvaje,
como un país expoliado transita entre la libertad y el miedo
como un niño, contempla sin personalizar todo lo externo.

Todo ha quedado lejos y débil ahora,
y la fuerza de la sensación
es un latigazo en la espalda de la memoria.

El colectivo corporal se presenta entero y sin fisuras
pero está lleno de cicatrices y expectativas absurdas,
está cansado de llenar y vaciar la pila
como si existir fuera puto trueque de energía vacía.

No exige plenitud ni sentido a lo que no comprende
pero sí entender por qué todo y no más bien nada,
por qué encerrada y no más bien ausente:
quisiera tocar la incertidumbre sin angustia helada.

No quería ser breve pero tampoco desconectar
cansada ya del discurso y la misma frase al final:
"después, al salir de nuestras circunstancias, insípidas o intensas,
podremos mirar la cicatriz como ajena y quitarnos las vendas".

Entonces una chica del colectivo se enfadó y dijo que con las vendas no podía ni follar a gusto. Que prefería desollarse hasta dejar de sentir dolor que padecer crónicamente de molestias inexplicables. Que era mejor parecer un extraño lagarto de piel reseca que una medusa constantemente atravesada por corrientes punzantes de autodefensa.

Consideré que a partir de aquí todo lo que dijera estaba de más.

2 comentarios:

Praxis