Lookin' for!

viernes, 16 de marzo de 2012

Su otra cara

Sabía dejar caer la sonrisa cada mañana,
se apagaba por las tardes y volvía a lucir con los primeros rayos,
lunares.

Sabía tocar con inquietud y calma,
volvía sobre cada momento enterrado y lo liberaba con los labios,
fugaces.

Creo que pensaba igual de claro y de natural,
entonces y ahora todo lo que ocurría seguía siendo de un color normal,
sólo que a veces

imagino que lloraba y al día siguiente, como yo, podía volar,
puentes de lluvia, ríos de sábanas, intimidades de cristal,
después creces.

Después de no sé cuantos minutos entregados al sol y a las palabras,
no sé cuantas desembocaduras para un caudal que no ven ni los animales,
ni sé cómo se quedó en llamar a tantos incendios provocados por la humedad.

Ahora, menos sé. ¿Es verdad que tardaba una mañana en elegir la cara?
¿No rodábamos y hablábamos de pasados torcidos y futuros geniales?
Desde el presente gas temporal, dudas, cariño. No volverá a pasar igual.

1 comentario:

Praxis