Lookin' for!

miércoles, 4 de enero de 2012

Un baño con su cuerpo.





Se sitúa detrás de él y se desliza, hasta que su espalda se adapta a la curva de la bañera.
Lo envuelve con las piernas y está abrazándolo con lo único que podría ponerle en movimiento.

Esta huida es imposible, entre pompas de jabón.

Lo rodea y siente, más abajo
lo que no puede expresar en versos
el cosquilleo de los latidos,
hunde la boca en su cuello
y sopla algo en su oído:
¿crees que hemos aprendido?

El resto del baño no agita el agua.
Agita sus almas curvadas.
Pero cuando termine el baño
parecerá todo mentira
y volverá la rabia

y la risa
el chapoteo
la calma
el cigarro
la sonrisa
-de locura-
la mirada

la pregunta
el beso
la respuesta
sin palabras.

El silencio.

El baño.

La pregunta,
y la escapada.

La renuncia. Ella sabe que nada ha aprendido. Se quitó la ropa, sueña con ver el mar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Praxis