Lookin' for!

viernes, 30 de diciembre de 2011

Spuistraat.



Cómo empiezo a explicarlo,
quién va a acercarse a hablarte,
cómo sabrá el último trago,
cuántos van a pasar sin rozarte.

Quién va a decir mañana,
dónde esperan los que mienten,
no me mires con esa cara,
ahora no significa siempre.

Cómo vamos a adorar la lluvia
con estas absurdas manos vacías
por qué te envolverías esta noche
en otras piernas igual de frías.

Y lo pensamos a menudo.
Dónde fue la intensidad.
Y nos cansamos tantas noches.
Después cruzamos los dedos en la intimidad.

Mira los patos de mentira
en esa atracción para turistas
mira qué peligro de sonrisa
con los ojos, y medio torcida,
nota qué facilidad para volar
y cómo se tuercen al recordar.

Para qué empezar lo imposible
la sonrisa desconoce las texturas
de lo sensible.

Una palabra ya ha llegado.
Y comienza la contaminación.
¿Dónde esperabas encontrarte?
Lejos muy lejos, de viaje.

A veces todo ocurre gracias al miedo y entonces
se hacen más cobardes todos nuestros movimientos.

Y sin pensarlo demasiado
sabías que el último trago
por el miedo a una mirada
iba a sentirse amargo.

Ha acabado este otoño y aún no sabes
cuántos pasaron sin rozarte
cuánta primavera necesitas
cuándo cumplirás tu parte
(me encantan los finales)
a todas nosotras,
nos desquicia.

Un abrazo o un juego
para que deje de decir tonterías.