Lookin' for!

lunes, 21 de marzo de 2011

Así es como esperas.

Todos los días, 5 minutos al menos, pienso en ella como la persona que algún día llegaré a conocer.

Y del otro lado está el descanso mental, la paz
de creer que su cabeza está bien amueblada
y que los recuerdos jamás son arrebatados.

Como siempre he compartido con Herman Hesse en Demian, uno de mis libros favoritos, hay algo dentro de nosotros que sabe lo que hace, y lo hace mejor que nosotros mismos, y que sabe lo que quiere. Ese algo somos nosotros mismos sin la dictadura del tiempo. Sin la cárcel del presente y del aire que ahora mismo estamos respirando. Es ese algo que proyecta nuestra felicidad en el futuro, porque la indeterminación supone todas las posibilidades abiertas, completas, renovadas. No hacer nada ni ser nada para llegar a ser libre.

De verdad espero que el tiempo nunca llegue a atrapar del todo mis ganas de pararlo.