Lookin' for!

sábado, 29 de enero de 2011

La Realidad no es calva.

Que queremos escribir, ya lo sabemos
pero, ¿y qué veis al otro lado?
Nuestra amiga R ni siquiera ha acudido.
Tú y tu fiesta de loca poética prohibida.
Nuestra Realidad no es vuestra.

No sé escribir ni clarear
no sé diferenciar
entre lo de dentro y lo de fuera.
Sueño con colores de pesetas
pobres oboes que me enseñan
lo que me aparta y me condena.

Una palabra, una,
viene a romperme la cabeza
"y el cadáver, ay, siguió"
escribiendo.
Y R, en fin,
hacía un pastel de presente
y lo adornaba con frutos futuros
para cocerlo, para nada.

Devorábamos las guindas,
tirábamos un trozo de pastel,
hastiados.
Tenía un pelo, ese trozo, de R.
Hay una queja de una invitada.
"Yo no quiero saber si ella me quiere".
Sólo: "¿quedan guindas para mí?"

Responde un hombre de fe:
"Come, compasiva, un pedazo sin pelo".
Cueza usted mejor su propio pastel de tuertos...

Ella sólo: "¿quedan guindas para mí?"
Un pobre oboe empesetado: no habla, sólo sonríe, brilla. Lee.

Entiendo. DEVORO la porción con pelo.

Ahora sólo quiero saber si ella lo comprende.