Lookin' for!

miércoles, 14 de diciembre de 2011

Llego al sitio y no me aguanto...

Suena The Cranberries. Practicamos la escritura de asociación libre como si de un juego se tratara.

Pretendemos congelar y repetir momentos que se caracterizan por ser únicos.

Cuando pase el tiempo,
oscura obsesión,
sabremos sonreír o partir.

Asesinos del futuro,
herederos de las gotas de lluvia y
observadores del rocío.

Hubo una noche muy diferente que en el fondo hablaba siempre de lo mismo.
Mi cerebro estaba en mi piel. Como una extensión desértica, caliente y sensible de mi pensamiento.

Las cosas del mundo aparecen como un oasis en medio de ese desierto y puedo sentir cómo la piel nos conecta mucho más que las palabras.
Por eso me callo y observo. Tan sorprendida, la sustancia.

Mis dedos
adivinan las curvas de los sueños celestes,
los suavizan,
los dominan
se atan con ellos muriendo de placer.

De cerca te juro
puedes sentir el latido de la tierra.
Cómo envejece sin esfuerzo
el secreto de los árboles.

Es un éxtasis de fuera hacia dentro.
Es ir haciendo enredos cada vez más complejos con el hilo plateado de la imaginación-la mente deshace imágenes sin pulcritud, las pone al descubierto-

"Necesito hacer algo con mi cuerpo para no hacer nada con mi cabeza". Mayúscula sensación de los sentidos; a eso me refiero.

Para escribir calcando el momento
¡no mojemos el papel! Derramemos mejor el núcleo
hacia las extremidades.
Para que llegue una pequeña parte al mundo de lo real.

Para que la mentira me abandone
y baile
se corra
vuelva
me burle
se vaya
hasta que millones de giros la conviertan
en una verdad estática a la que aferrarme.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Praxis