Lookin' for!

sábado, 29 de octubre de 2011

La voz a mí bebida.

¿Qué más da todo lo que tenga que escribir? O qué decir -prefiero callarme y dejar que hables de ti misma sin nombrarte ni señalarte.

Prefiero la inteligencia suave -los movimientos talentosos.

Prefiero no buscar donde no estoy, y que todo llegue cuando esté a punto de irme. No vas a llegar, porque no sabes, no quieres y no puedes. Cada vez más segura de tu inconstancia y más constante en mi cariño no aprendido, no esforzado y no angustioso. Sin más, ahí lo tienes y sin él, sigues siendo la misma, pero no te miras con ese aire despistado.

Qué calientes son tus besos. Me siento tan bien calcando mi piel en trozos de papel. Pero mejor aún imprimiendo mi fuerza en señales, y no en palabras, en silencios -que valen más que las preguntas. En respuestas no verbales y en sonreír mirando cualquier luz. Verte detrás de un espejo, doblando una esquina, partiéndote el culo. De lo mejor que una puede ver últimamente.


Disfruta tus días, sinceramente. Pasarán volando y antes de que te des cuenta se quitarán el sombrero ante tus obras. Todos abrirán mucho sus bocas y pensarán: "Cómo pudo hacerlo tan bien". O quizás pasarán zumbando y se reirán en tu cara de tu manera de huir el momento, tu manera de no aceptar lo que viene, y también de negar lo que dejas ir. ¿Vas a permitirlo?

No lo creo. Vamos, a mí ya me tienes boquiabierta. El resto del mundo, te está esperando. De nuevo, verbos y placeres por cumplir.

No escribo a nadie, sólo a mi misma, a ti, al que lee y se siente identificado, a ti, la que lee y piensa que soy interesante -evidentemente en otro sentido, a ella, la que seguramente no lea por comodidad y huida, a nosotros, los que agarramos la vida tan fuerte que en ocasiones hacemos que chille y se retuerza, a vosotras, dudas que venís del futuro a robarme mi presente, no os odio, tampoco os amo. Simplemente, os sonrío con incredulidad.

En serio, ¿me siento tan bien?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Praxis