Lookin' for!

jueves, 12 de mayo de 2011

De rodadura.

Tú te nutres de seguir el show
y de continuar fingiendo.
Yo a ratos puedo olvidar
que este año no he tenido invierno.

Nadie quiere amanecer cansado
ni pensar cuánto aburre el sueño.
Me gustaría atreverme a introducir giros
y por cobarde pienso que los cambios tienen dueño.

Pero son tan mías mis circunstancias
y da un poco de libertad pensar
que soy libre de acercarme y preguntar:

- Hola, ¿cómo estás? No sé cómo empezar, la verdad...

Si te ríes, ya está todo hecho. Me agarro a una rutina innovadora. Una rutina deseada. O quizá me agarre al deseo alternativo a ese que nunca veré cumplido.
Es muy difícil pensar a largo plazo estancada en el presente, pero me mantiene flotando un poco por encima de las horas de espera. Como tampoco sé que espero, quizá lo más cercano a la felicidad sería esperar pequeñas cosas, o convertir las horas en GRANDES TONTERÍAS, en grandes absurdeces. Todo el mundo sabe que alguna vez en su vida pensará: no lo entiendo. Yo ya lo sabía, me parecía una sensación curiosa. Ahora, a veces creo, se convierte en claustrofóbica. Pero tampoco se está tan mal, porque hay algunos días que miradas de un minuto te devuelven la intensidad que habías perdido. Y, a partir de ahí, todo es rodar sobre ti misma y convencerte de que un pensamiento o un nudo en el pecho no ha de ser lo suficientemente fuerte como para pararte. Dejarse llevar por la inercia natural de este movimiento, ir sonriendo por la calle porque sí, y porque todos aquellos que tengan un día gris se merecen ver esa sonrisa; la felicidad es contagiosa.

Luego llega la noche, y te acuestas pensando: ¿me sentiré igual mañana por la mañana? Y te duermes dulcemente, porque parece como si la mano que esperas te envolviera la cintura.

Hoy me siento optimista, y creo que la alegría, la felicidad, lo que sea que buscamos, no se alcanza místico-misteriosamente, sino que se busca y además se conserva cuando se encuentra; cualquier gilipollez es buena para conservarla. Es una forma de mirar...el acento lo pone el observador ;)

2 comentarios:

  1. Como se suele decir: "...más razón que un santo...". Últimamente leo muchos blogs con esta filosofía de vida y espero ser capaz de tomar ejemplo de todos vosotros. :)

    Un besote.

    ResponderEliminar

Praxis