Lookin' for!

miércoles, 5 de enero de 2011

29/04/10. Ha chispeado...





Mi cuarto.


Un planisferio
para localizar las estrellas en el cielo
descansa religiosamente apoyado en una pared
durante años
localizando restos de polvo cósmico de mi cuarto.

Un bolígrafo que, a fuerza de llenar de párrafos
todos mis papeles
se ha convertido en algo más que un
soporte publicitario.
Ha escrito acerca de ti muchas veces
y otras tantas acerca de mí
pero hasta ahora nunca hacía párrafos
acerca del hecho de escribir.

Las cremas que han de reconfortar
las manos en invierno,
y que resultan un fastidio los
primeros días del verano,
cuando aún te confundes poniéndote
calcetines largos.

Pero qué importa que suden los pies
si te vas con una sonrisa fresca
porque has escupido el colutorio
justo antes de salir,
y el portazo final con prisas
ha ido acompañado de la
bocanada de aliento mentolado
que le regalas al mundo cada mañana.

Las seis colonias de las que sólo uso dos,
los colgantes colgando de una chincheta azul clavada en la pared amarilla,
el gotelé rugoso donde antes podía encontrar rostros (he ido perdiendo esa facultad),
la impresora rota que pide a gritos un buen polvo que le sacuda todo el que acumula,
la goma de borrar Milán que fulmina al Papermate con la mirada (si las gomas matasen...),
el Ipod que está harto de su dinámica de vida consistente en botar en tu bolsillo y obtener como premio un enorme enchufe en su trasero al llegar a casa,
todos los libros que se estremecen cuando les acaricias el lomo y piensas en leerlos, para luego dejarlos con todo el calentón en la estantería (esto es, en realidad, la literatura erótica; el concepto estaba equivocado),
la bola del mundo con la que juegas a cerrar los ojos, girar y parar en ese lugar al que sabes que NO irás jamás (seguro que una gran nube de ceniza volcánica se cierne sobre tu Australia querida y tienes que resignarte a ver canguros en el sofá de tu casa un domingo a las dos de la tarde con una manta del Ikea y los pies calientes debajo del culito de la persona a la que amas, o sea, un fastidio total).



Al final, como en casa en ningún sitio, ¿eh?







PD: viva la edición de HTML

2 comentarios:

  1. J'aime bien tu forma de narrar ...saludillos y siguiendote :)

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Praxis