Lookin' for!

lunes, 31 de enero de 2011

Andrea.






Que esta foto lo dice todo ya lo sabemos.

Que echo de menos estar contigo, también lo sabes.

Defendernos con pistolas de una tía con un nombre demasiado raro como para no asustarse, empezar de fiesta a las 8 y estar a la 1 con un ciego impresionante, tirando chicles a una pared, y con J cayéndose encima de nosotras y empapándonos en su aliento ebrio...Y con T durmiendo en mi culo, no hay que olvidar eso.

El verano, la bici, el Corte Inglés, los colchones, los babybel (no sé si se escribe así), tu perro mariquita.

Nuestras risas que son como murmullos entrecortados con su ritmo y su entonación...pero sin desencadenante muchas veces.

Bueno, yo que sé, que te quiero, mucho, y creo que si no lo sabes bien a estas alturas ya deberías saberlo.

Y que espero, como siempre y para todo, al verano. A que el calor estival haga a las cosas retomar su curso habitual, a mis amigos sonreír como solían hacerlo y a mi cuerpo disfrutar como nunca lo hace en todo el año.

sábado, 29 de enero de 2011

La Realidad no es calva.

Que queremos escribir, ya lo sabemos
pero, ¿y qué veis al otro lado?
Nuestra amiga R ni siquiera ha acudido.
Tú y tu fiesta de loca poética prohibida.
Nuestra Realidad no es vuestra.

No sé escribir ni clarear
no sé diferenciar
entre lo de dentro y lo de fuera.
Sueño con colores de pesetas
pobres oboes que me enseñan
lo que me aparta y me condena.

Una palabra, una,
viene a romperme la cabeza
"y el cadáver, ay, siguió"
escribiendo.
Y R, en fin,
hacía un pastel de presente
y lo adornaba con frutos futuros
para cocerlo, para nada.

Devorábamos las guindas,
tirábamos un trozo de pastel,
hastiados.
Tenía un pelo, ese trozo, de R.
Hay una queja de una invitada.
"Yo no quiero saber si ella me quiere".
Sólo: "¿quedan guindas para mí?"

Responde un hombre de fe:
"Come, compasiva, un pedazo sin pelo".
Cueza usted mejor su propio pastel de tuertos...

Ella sólo: "¿quedan guindas para mí?"
Un pobre oboe empesetado: no habla, sólo sonríe, brilla. Lee.

Entiendo. DEVORO la porción con pelo.

Ahora sólo quiero saber si ella lo comprende.

viernes, 28 de enero de 2011

Otras vidas.

Otro tiempo


Para nosotros como cualquier otro fugitivo,
como las innumerables flores que no pueden enumerar
y todas las bestias que no necesitan recordar,
es hoy donde vivimos.

Muchos intentan decir Ahora No,
muchos han olvidado cómo
decir Yo Soy,y se
perderían, si pudieran, en la historia.

Se inclinan, por ejemplo, con esa elegancia del viejo mundo,
ante una bandera adecuada en un lugar como es debido;
mascullan cual ancianos mientras suben renqueando
sobre lo Mío y lo Suyo y lo Nuestro y lo de Ellos.

Como si el tiempo fuera lo que solían desear
cuando aún estaba dotado de posesión,
como si anduvieran errados
al no desear seguir formando parte.

No es de extrañar, pues, que tantos mueran de pena,
que tantos estén tan solos al morir;
nadie ha creído aún ni apreciado una mentira:
Otro tiempo tiene otras vidas que vivir.


Wystan Hugh Auden, Octubre de 1939

domingo, 23 de enero de 2011

Conversación Clara

Conversación galante

Yo observo: «¡Nuestra amiga sentimental, la luna!
O quizás (es fantástico, confieso)
puede ser el globo del Preste Juan
o una vieja y abollada linterna colgada en lo alto
para alumbrar a los pobres viajeros en su angustia».
Y ella entonces: «¡Cómo divagas!»

Y yo entonces: «Alguien urde en las teclas
ese exquisito nocturno, con el cual explicamos
la noche y el claro de luna; música que agarramos
para materializar nuestra propia vacuidad».
Y ella entonces: «¿Te refieres a mí?»
«Oh no, soy yo quien soy inane».

«Tú, señora, eres la eterna humorista,
la eterna enemiga de lo absoluto,
¡dando a nuestro vago humor el más leve giro!,
con tu aire indiferente e imperioso
para refutar de un golpe nuestra loca poética».
Y «¿Pero es que hablamos tan en serio?»


T.S.Elliot




De los grandes poetas se aprende, que se tejen realidades con las palabras.


Hay que ser valiente, pero sobre todo, sonriente. Hay que mirar a este puto frío y retarle sin guantes y con un bolígrafo. Hay que tejer realidades día a día. Cansarse de la estantería de la habitación es el primer paso para construirse.

Yo quisiera, todos los días, dormir contigo, y que a veces los te quiero fueran más largos y menos símbolos de despedida.

Pero escribir es perseguir, y si la vida fuera perfecta, sólo sería, en su más estricto sentido semántico, vivida.

viernes, 21 de enero de 2011

Palabras. L Word.

Palabras que se adecúan a lo que son, a lo que representan:

Estropajo
Babosa
Man
Suave
Besar
Manantial
Bomba
Mujer
Salsa
Amarillo
Coño
Chillido
Amputar
Luto
Espléndido
Intenso
Pobre
Angustia
Rey
Éxtasis
Insecto
Huérfano
Nauseabundo



Palabras que no se adecúan a lo que son, a lo que representan:

Pierna
Sol
Uña
Nuevo
Difícil
Idiota
Hombre
Guardar
Pijama
Abstenerse
Homicida
Cortejar
Pistola
Pestillo
Rosa (color)
Casa
Limpio/sucio
Cortar
Mendigo
Cambio
Parir
Curva
Incesto
Especial
Siempre
Miedo
Vacaciones
Caliente
Maldita




Hoy me siento furiosa con algunas palabras! Estoy volviendo a ver L, cuando acabé la serie me quedé con un sabor agridulce en la boca, y como la vi por youtube y está muy desordenado todo, creo que no he visto todos los capítulos, y estoy que la video en series yonkis, como siempre debí hacer. Hoy me he visto el último capítulo de la 1ª temporada de TLW, increíble lo de Tina y Bette al final del capítulo...Candance no es para tanto, siempre he pensado que Bette es mucho más guapa que sus parejas, sea quien sea, aunque a Tina ya le tengo cariño.

Se me hace suuuuuuuuuuuuuuper raro ver a Shane perdiendo el culo por alguien, cuando empieza la serie ni te imaginas que eso pueda llegar a pasar. Estoy deseando que aparezca Carmen ya!! Aunque ya me sepa todo lo que ocurre, y esa historia me la haya visto miles de veces y sí, lo confieso, he visto videos moñas en youtube con "Sharmen: My heart will go on" como título, y todo ese rollo friki-bolleril. La verdad, la gente se lo curra un montón, y yo no sabría hacer esos montajes con brillitos y música que parece que también brilla (otra palabra representativa!!), pero, por propia experiencia, el mundo de los Sharmen-Tibette-Dalice videos es un bucle sin salida en el que no hay que entrar...y los Shenny ya ni te cuento, es la cosa más raaaaaaaaaaaara que he visto en mi vida, la reacción de Alice me parece reprimida comparada con lo que haría yo xD


¿Alguien sabe cuando salen nuevos capítulos de Lip Service? Estaba interesante...


Bueno, me dedico a retomar series y preguntar por nuevas cuando debería estudiar...mañana me pongo, que hoy es un día tan frío...


Buen fin de lo que sea.

lunes, 17 de enero de 2011

La medida que te guarda.

Yo distingo realidades
que palpitan en el lugar
donde no se halla el órgano padre.

Yo he visto motas chillantes
cruzando el cuarto agobiado,
cruzando el gotelé mojado.

He sentido que borraba
de mi ser su dimensión socializada
y la naúsea ha venido, como siempre,
muy bien educada.

Me han contado la educación indigenada
y la belleza asombrada,
y el amor que se levanta y al primer hombre abraza,
y el tiempo seminal y devorante,
y las palabras atrapadas en su medio habitáculo:
agitándose desesperadas
por salir del entre-lío en el que son pensadas.

Y me he puesto en el lugar de no ser nada
y de no querer medir ya.
No es que no quiera medir lo que me encuentro
es sólo que, a veces,
siento que sólo contigo obtengo
la medida deseada.

Vacaciones del alma
y poesía terapéutica
y masa humanizada.

Estallando en las entrañas,
sólo así llegó Afrodita
a enseñarnos la medida exacta.

miércoles, 12 de enero de 2011

Ella.

Si te viera sentada escuchando música en un banco del metro
si te viera sentada con tu cara de niña (sólo algunas veces) esperándome en mi metro
si te viera de pie pidiendo en una barra a gritos y a sonrisas
si te escuchara hablar por teléfono con tu madre
si te observara desnudarte por las noches
si te creyera deportista pero no lo fueras
¿entonces por qué adoro tanto tus formas?
si me enviaras un mensaje alguna mañana
si atendieras a mi cuerpo y lo comprendieras mejor que yo
si confiaras en mí para abandonarte
si supieras que te quiero
¿lo sabes?

Me sentaría en el mismo banco y miraría de reojo tu mp3
me apresuraría a darte un beso mirando primero al suelo para llegar de tus pies a tu boca
te cogería de la cintura y después cogería el dinero para pedir, te enfadas tanto
te diría: no grites tanto mi amor
me preguntaría por qué lo haces sola
te diría, que tu espalda y su curva son agua en mí
¿podría hacer otra cosa distinta?
te respondería al mensaje, tú me haces sonreír
te lo haría sabiendo que eres única en el mundo
te llamaría llorando si quisiera hacerlo
te diría que te quiero
¿te gustaría?

viernes, 7 de enero de 2011

La escalera.






.10/03/10







El fino brazo helado
prolonga la escalera
cilíndrica y grisácea,
y le confiere un aspecto
algo más humano.

La mano va creando,
y caracoleando asciende
cada piso nuevo existe
porque su mano lo ha querido.

El aire es denso y el sudor
chirría en el acero
hace lenta la subida
hace palpitar la tarde, húmeda y pesada.

El vello en la nuca
no ha dejado de erizarse
la piel sobre la piel
no ha dejado de temblar.

El piso antiguo y empolvado
se alza en la última planta
la última luz que recordamos
es todo cuanto yo recuerdo.

Los labios no se atreven
a pronunciar lo que ya conocen
el tic-tac siempre marcaba
la vida en la última planta.

Sudor en verano y en invierno,
tiempo que abrasa el tiempo,
los relojes han recuperado
su antigua e inexistente importancia.

Lo que han pisado ya no se siente
porque las suelas se han hecho más fuertes,
y no sé si aún se aprecia
cada instante congelado de los minutos trascendentes.

Cerrar los ojos y apretar las manos
en torno a algo que no se conoce
pero que hace irreal todo lo ajeno a ello:
rozar la pared rugosa con las yemas de los dedos.

Todo es anterior a las pestañas
que cubren todo lo verde y sombrean lo sonrojado.

Todo es anterior a la caligrafía
de unas piernas que subían la escalera.

Otras cosas anteriores
no valen nada.

Todo lo anterior a la adoración de un cuello y
a soplar donde se siente.

Todo precede a una media sonrisa,
al sudor en tirantes,
a mirar,
recorriendo la curva de la escalera,
la última planta,
contigo.

Nada se parece al brazo en la escalera,
y a la mano prolongando
los minutos que nos quedan.

Todo es anterior al suspiro contenido,
a las tardes de verano,
haciendo la escalera,
contigo.


No hay palabras en la boca a la hora de entender.

miércoles, 5 de enero de 2011

29/04/10. Ha chispeado...





Mi cuarto.


Un planisferio
para localizar las estrellas en el cielo
descansa religiosamente apoyado en una pared
durante años
localizando restos de polvo cósmico de mi cuarto.

Un bolígrafo que, a fuerza de llenar de párrafos
todos mis papeles
se ha convertido en algo más que un
soporte publicitario.
Ha escrito acerca de ti muchas veces
y otras tantas acerca de mí
pero hasta ahora nunca hacía párrafos
acerca del hecho de escribir.

Las cremas que han de reconfortar
las manos en invierno,
y que resultan un fastidio los
primeros días del verano,
cuando aún te confundes poniéndote
calcetines largos.

Pero qué importa que suden los pies
si te vas con una sonrisa fresca
porque has escupido el colutorio
justo antes de salir,
y el portazo final con prisas
ha ido acompañado de la
bocanada de aliento mentolado
que le regalas al mundo cada mañana.

Las seis colonias de las que sólo uso dos,
los colgantes colgando de una chincheta azul clavada en la pared amarilla,
el gotelé rugoso donde antes podía encontrar rostros (he ido perdiendo esa facultad),
la impresora rota que pide a gritos un buen polvo que le sacuda todo el que acumula,
la goma de borrar Milán que fulmina al Papermate con la mirada (si las gomas matasen...),
el Ipod que está harto de su dinámica de vida consistente en botar en tu bolsillo y obtener como premio un enorme enchufe en su trasero al llegar a casa,
todos los libros que se estremecen cuando les acaricias el lomo y piensas en leerlos, para luego dejarlos con todo el calentón en la estantería (esto es, en realidad, la literatura erótica; el concepto estaba equivocado),
la bola del mundo con la que juegas a cerrar los ojos, girar y parar en ese lugar al que sabes que NO irás jamás (seguro que una gran nube de ceniza volcánica se cierne sobre tu Australia querida y tienes que resignarte a ver canguros en el sofá de tu casa un domingo a las dos de la tarde con una manta del Ikea y los pies calientes debajo del culito de la persona a la que amas, o sea, un fastidio total).



Al final, como en casa en ningún sitio, ¿eh?







PD: viva la edición de HTML