Lookin' for!

martes, 30 de noviembre de 2010

Use your illusion...but not here not now.

Parece que la respuesta ha llegado con el frío
los días no tienen nada
que les haga convertirse en años.

Los segundos se congelan antes de pensarlos
el invierno ralentiza las sonrisas de los muertos.

Los muertos no son más
que los que no han ganado al tiempo,
y su sonrisa en nosotros no es más
que una negación del tiempo
y su superioridad.

Ahora i griega es eye
¿qué importan los acentos?
Hoy en día parece
que ni siquiera el lenguaje es bueno.
Hoy en día parece
que hablan los muertos.

No seguimos razonando
pues nunca lo hemos hecho,
pero seguimos avanzando
no habrá tiempo que ganar al tiempo ni sonrisas que borrar a los muertos.

La palabra prohibida aparece
cuando se ha dejado de respetar(la),
el tabú que todos tememos ha venido a impregnar nuestros discursos
los millones de amores violados se vengan con un malestar generalizado.

Según nuestra base de datos
usted no va a ser admitido en esta sociedad sin datos
usted no va a ser acogido
en la soledad urbanizada nuestra.

Según nuestras leyes amorfas
según nuestra bondad natural cohibida por el horrible mundo heredado,
de un pasado milenario,
usted obedezca esas leyes
y viva en la repulsa continua
usted sea bueno sólo
hasta que su educación le convierta en una persona madura.

domingo, 28 de noviembre de 2010

Everybody's looking for love...

Ebria música electrónica
demonizando la imagen típica
hombre-mujer,
convenciéndome
de que el lenguaje es limitado
no aprehende lo inexplicable
ni se parece a tus piernas,
que arden.

Pura física sinuosa
puro deslizar de epidermis
impuro sudor destilado
tuyo y mío
la estética de lo igual
se impone sobre lo canonizado.

Sudan las almas y bailan
recuerdan unos, que amaban,
otras mentes en blanco,
aman ahora
¿cuánto tiempo le queda
a cada pareja ahora exaltada?

Le queda, quizá, el tiempo que tarden
en hacerse el amor con urgencia
en arañarse la piel con desesperación
en tocarse y fundirse y morirse
en no ser cobardes,
en no echar raíces en el futuro
en abrazarse con temblor y miedo
sabiendo que, en algún momento,
pensarás: no lo entiendo.

Abre la noche sus músculos
agoniza y se agita inquieta
abre la madrugada sus golpes
de furia y sangre contenida
y lloran, sollozan, agotadas ellas.

No importa cuándo ni cómo volverá a ocurrir.
No importa si fuiste tú o fui yo o fue un poco como irse.
A veces hay que irse del día a día para entrar en ti misma.

Una vez pensé: amar es quemar rastrojos de un alma compañera.
Ahora se me ocurre que he perdido la cabeza por una espalda preciosa y una boca que me recibe siempre, y todo cuanto quiera darle es suyo, y todo cuanto quiera darme será mío si ella quiere. Su sonrisa, su felicidad y su abandonarse son diferentes a todo, y tan importantes que hasta el invierno se hace soportable.
Una vez pensé una frase tan sofisticada como esta, amar es quemar rastrojos de un alma compañera. Podría decirse que te amo porque me abandono y olvido el tiempo y las circunstancias, la estación, el pasado, lo cotidiano, todo aquello de lo que hablamos las personas cuando hablamos de lo que nos pasa.

Sólo va a sonreírme el día si me agotas con tus caricias. Sólo va a quererme la vida si me quieres con la tuya, y sólo voy a andar sin miedo si me recorre la energía desde el punto donde me beses hasta la punta de mis pies. En un instante, si quieres, soy más tuya que mía y tú decides si muero de placer o vivo en la monotonía.

sábado, 27 de noviembre de 2010

Días raros.

Saciar la boca es un asunto estridente

cuando el avispero de papilas

grita grita y ataca las pieles

hace, hace ruido

se dilatan las pupilas

un día sofocante, evidentemente.

lunes, 22 de noviembre de 2010

La espera odiada.

Dicen que el amor ya no espera a que cambie la idea colectiva de suerte que en este mundo impera.

"Un proceso azaroso de casualidades me ha conducido hasta ti, las más bellas posibilidades han sido escogidas por mí cuidadosamente hasta toparme con tu frente; toda espera ha sido deseada porque me remite a tu encuentro, nuestro encuentro. "

¿Proceso azaroso de casualidades? Vale, de acuerdo.
¿Bellas posibilidades? Y una mierda, renuncias y desilusiones me he encontrado, ¿o acaso tú no?
¿Espera deseada? Pero qué dices, poeta lerdo, mago semántico sin fundamento, la espera deseada no existe, existe el deseo de desear pensar que la espera fue deseada porque condujo a aquello por lo que merecía la pena esperar. Pero la espera fue: desconcierto golpe placer, desconcierto alegría placer golpe, inquietud desconcierto alegría desconcierto LLEGAS desconcierto seguridad alegría seguridad Te quiero.

Dicen que el amor ya no espera a que las cosas cambien. Decimos que la espera no fue deseada pero que fue eso, una espera, un antes, un no estás y después, extrañamente, estás.

En cualquier caso se va, cansado, derrotado. Embustero el mundo que atrapó al amor, que a su vez consideró embusteros a quienes hicieron uso de él, los cuales, en acto supremo de desagradecimiento, llamaron embustero al amor. Insincera, como diría Pocholo (triste referencia facilona a la palabra), la espera que llevó a los hombres a equivocar el sueño de Amor, que sólo pretendía que la espera deseada y pasiva se convirtiera en un odio a la espera y en un movimiento continuo hacia las personas que esperaban.

jueves, 18 de noviembre de 2010

¿Te causa alguna sensación?

Me confunden las palabras obligadas por el tiempo.
No comprendo los conceptos otorgados al argumento del mal momento.
Me produce muchas dudas la palabra libertad. Se deshace en la boca, endulza y descoloca, hace insoportables algunas cosas.
Me pregunto y me reviso, me interrogo y busco testigos ciegos mudos sordos incoloros asexuados y sin historia que me respondan. Analfabetos letrados mujeres hombres, ajenos. Los busco y no los encuentro.

Los niños del futuro aprenderán la poesía en un teclado.
¿Para qué sirven las palabras en el mundo de las balas? No queremos balas en el mundo de las palabras.
La poesía en un teclado. Instrumento frío ajeno heredado.

domingo, 7 de noviembre de 2010

Y otra.

Premios en cada bocado
que me des.
En cada baldosa que pisas,
en cada detalle que miras
deja de premiar al mundo
con tu voz y tu sonrisa.
Siento celos irracionales
cuando pienso en tu piel y el agua que la recorre.

Recompensas en cada beso
con los ojos.
En cada gesto de tus manos
y en la suavidad de tu pelo, claro.
Hasta hay alguna recompensa
en ciertos cigarros.

Algo a cambio
de tu espalda entera.
Bastante más
si me dejas recorrerla.
Y un bofetón por cada vez
que te sientas fea.

Y eterno agradecimiento
a tus entregados labios.
Para terminar con ellos,
ellos que son el principio de lo que aún no ha empezado,
pero que, si lo empiezas,
obtendrás tu recompensa.

sábado, 6 de noviembre de 2010

Popurrí.

¿Vivo fuera de mí?
Y por eso escribo.

Y en esto, atended, la diferencia estriba.
Vives de acá para allá
¿pero dónde vas?

¿Vivo para alguien más?
Y en ese caso, a ese alguien le escribo.

Por las mañanas hay que elegir la ropa que vas a llevar.
Por las tardes hay que acabar con las mañanas.
Por la noche, cabe preguntarse si al día siguiente una se despertará.

La carpeta, el folio, los bolígrafos, el tabaco, el abono transportes, el sueño, las prisas, la languidez, la naúsea, el calor, las preguntas, el frío, el sol, la conversación, los besos, TUS besos, el fin de semana. La duda. ¿Cúbica? La locura trajeada. La banalidad de la vida animal. Las entaconadas. La felicidad es una chivata.

Caliéntame las manos, en invierno y en verano. Siempre. En realidad, cuando no estés lo necesitaré. ¿Apareces? No sé, el cariño es frágil.