Lookin' for!

miércoles, 29 de diciembre de 2010

Liberté jamais, parce que j'amais.

Existe, de hecho, jueces, una ley no escrita, sino innata. La cual no hemos aprendido, heredado, leído, sino que de la misma naturaleza la hemos agarrado, exprimido, apurado. Ley para la que no hemos sido educados, sino hechos; y en la que no hemos sido instruidos, sino empapados.

Cicero

jueves, 23 de diciembre de 2010

Asalto a la poesía en Diciembre.

No se despiden los números
de su existencia perfecta,
las palabras ya se han ido
y llegan tarde a la cena en la que han de pagar por no haber cumplido.

Abrigarse, ¿para qué?
Llegará y se lo llevará
otra vez el mismo frío
otra vez el mismo año
¿crees que avanzas, alguna vez, algo?

Vamos a emborracharnos
a besarnos a tocarnos
a llevarnos,
bien
con los amigos la familia y los extraños.

No hay ocasión que no merezca
una sonrisa aunque no estés
y un comentario aunque no muestres
que por dentro estás incómoda
y por fuera podrías ser hasta bella.

De repente ya no sabes
ni quién eres
ni quién ha cuidado de ti
ni quién cuidará de ti
ni quiénes están eligiéndote para que formes parte de sus vidas.

Eliges en el mismo instante
en el que irrumpe lo imprevisible
¿se quiebra la rutina?
mentira, pide otra bebida
verdad, bebes para olvidar
mejor será seguir pensando
que el mes de enero no es tan malo, y que
vivir plenamente no significa no vivir a tu lado
más bien es
la libertad de quedarse con lo que no tenías programado,
con ella hasta que ser libre parezca algo obligado.

Mientras tanto, libertad, dame la mano.

Mientras tanto, enero, te seguiré esperando.

Y cuando llegues, futuro, lo que escribo formará parte del pasado.

domingo, 19 de diciembre de 2010

Increíble.

www.noalcierredewebs.com

Nueva ley procedente de EEUU, camuflada entre otras medidas que hagan posible una "economía sostenible".

Ir al cine cuesta 6 euros en el mejor de los casos y hasta 8 en el peor. El tabaco está por las nubes, casi 6 euros algunas cajetillas, y otro tanto han hecho con el tabaco de liar.

Hay personas que se pasan los días, las semanas, la vida, trabajando sin parar. ¿Y ni siquiera podemos tener el placer y el desahogo de ver una serie o una película, tranquilamente, en casa, sin pagar un dineral por estar en una sala abarrotada?

La economía sería más sostenible si dejaran de cobrar tanto unos hijos de puta que se están aprovechando de todos nosotros y que aplican las medidas que menos les afectan y que les permiten seguir viviendo como viven.

Las cosas están cambiando y cuando nos queramos dar cuenta, lo que ahora es una pequeña vía de escape al mundo desequilibrado en el que vivimos, pasará a ser un lujo del pasado.

La soberanía del pueblo es una utopía en la que nos hemos creído que vivimos...

El próximo martes 22 de diciembre, si se aprueba la Ley Sinde, webs como seriesyonkis y peliculasyonkis, cinetube, e incluso P2P, se cerrarán. Y más adelante hablaremos de ello como ese pequeño lujo del que podíamos disfrutar, ese pequeño rinconcito de libertad.

Internet, como la televisión, los periódicos y todos los medios de información, son el espacio de captación del consumidor. Y lo que les interesa es que no captemos el engaño y la manipulación evidentes.

Enlazad a vuestras páginas webs este link: www.noalcierredewebs.com

jueves, 16 de diciembre de 2010

Huye del relativismo.





Tienes algo dentro de ti

párate a pensarlo y consérvalo

con la mayor realidad que puedas.

¿Te sientes inspirada?

¡No dejes que se mueva!

Pero muévete; hacia ello.

En todas las direcciones

a la velocidad o reposo que consideres necesarios,

o con un ritmo y un compás totalmente inventados.

Sólo intenta que el relativismo que nos intoxica

no penetre en tus poros,

que la subjetividad no te sea resbaladiza,

sino más bien un punto de apoyo

que te eleve hasta la empatía.


Tienes algo dentro de ti.

¿Sigues conservándolo?

No lo amarres como una creencia ciega

sino más bien como algo necesario.

Huye, despavorida, en serio, del relativismo y sus engaños.


Yo intentaré ayudarte, porque he visto en tus ojos que me entiendes y compartes la angustia placentera que provoca una certeza que se escapa entre los dedos disfrazada de palabras y argumentos que dejan vacío en tu alma.


Yo intentaré ayudarte, Filosofía, pero creo que se llena mi mente de basuras humanas, y yo misma, a veces, las acepto como a hermanas, y no como las madres que no quise tener y que, sin elegirlas, han hecho conmigo lo que hacen algunos adultos descreídos: descreer a los niños.


Escalemos poco a poco por un pelo cualquiera del conejo y asomémonos para no ser simples piojos alimentados por otros, que también ignoran que viven agarrados a un trozo de realidad engañosa que es la piel del conejo.



(Ya sabéis, estas tardes de tener examen al día siguiente y estar encerrada leyendo a Platón con devoción...un poco frikis, pero productivas).

jueves, 9 de diciembre de 2010

Asalto a la poesía en Octubre.

Algunas uvas deshuesadas
se desean a sí mismas.
El vacío es tan evidente
cuando llena de nadas.

Cóncretame por favor
lo que significa estar sola.
Sólo sé que día a día
odio más lo normal y corriente.

Muchas manos destempladas
de dedos largos y finos,
finas las manos y moreno
el dorso,
sienten frío y se cobijan
allí donde solías expresarte.

Todos los días hay autobuses.
¿Se necesita al dolor para crear?
¿Se necesita tu sonrisa para no llorar?
Tan sóló pregúntate si, algún día, antes de amar,
amaste.

Si la respuesta es no, compra olvido al peso
y deja que estallen en tu boca
todos los fallidos besos.

martes, 30 de noviembre de 2010

Use your illusion...but not here not now.

Parece que la respuesta ha llegado con el frío
los días no tienen nada
que les haga convertirse en años.

Los segundos se congelan antes de pensarlos
el invierno ralentiza las sonrisas de los muertos.

Los muertos no son más
que los que no han ganado al tiempo,
y su sonrisa en nosotros no es más
que una negación del tiempo
y su superioridad.

Ahora i griega es eye
¿qué importan los acentos?
Hoy en día parece
que ni siquiera el lenguaje es bueno.
Hoy en día parece
que hablan los muertos.

No seguimos razonando
pues nunca lo hemos hecho,
pero seguimos avanzando
no habrá tiempo que ganar al tiempo ni sonrisas que borrar a los muertos.

La palabra prohibida aparece
cuando se ha dejado de respetar(la),
el tabú que todos tememos ha venido a impregnar nuestros discursos
los millones de amores violados se vengan con un malestar generalizado.

Según nuestra base de datos
usted no va a ser admitido en esta sociedad sin datos
usted no va a ser acogido
en la soledad urbanizada nuestra.

Según nuestras leyes amorfas
según nuestra bondad natural cohibida por el horrible mundo heredado,
de un pasado milenario,
usted obedezca esas leyes
y viva en la repulsa continua
usted sea bueno sólo
hasta que su educación le convierta en una persona madura.

domingo, 28 de noviembre de 2010

Everybody's looking for love...

Ebria música electrónica
demonizando la imagen típica
hombre-mujer,
convenciéndome
de que el lenguaje es limitado
no aprehende lo inexplicable
ni se parece a tus piernas,
que arden.

Pura física sinuosa
puro deslizar de epidermis
impuro sudor destilado
tuyo y mío
la estética de lo igual
se impone sobre lo canonizado.

Sudan las almas y bailan
recuerdan unos, que amaban,
otras mentes en blanco,
aman ahora
¿cuánto tiempo le queda
a cada pareja ahora exaltada?

Le queda, quizá, el tiempo que tarden
en hacerse el amor con urgencia
en arañarse la piel con desesperación
en tocarse y fundirse y morirse
en no ser cobardes,
en no echar raíces en el futuro
en abrazarse con temblor y miedo
sabiendo que, en algún momento,
pensarás: no lo entiendo.

Abre la noche sus músculos
agoniza y se agita inquieta
abre la madrugada sus golpes
de furia y sangre contenida
y lloran, sollozan, agotadas ellas.

No importa cuándo ni cómo volverá a ocurrir.
No importa si fuiste tú o fui yo o fue un poco como irse.
A veces hay que irse del día a día para entrar en ti misma.

Una vez pensé: amar es quemar rastrojos de un alma compañera.
Ahora se me ocurre que he perdido la cabeza por una espalda preciosa y una boca que me recibe siempre, y todo cuanto quiera darle es suyo, y todo cuanto quiera darme será mío si ella quiere. Su sonrisa, su felicidad y su abandonarse son diferentes a todo, y tan importantes que hasta el invierno se hace soportable.
Una vez pensé una frase tan sofisticada como esta, amar es quemar rastrojos de un alma compañera. Podría decirse que te amo porque me abandono y olvido el tiempo y las circunstancias, la estación, el pasado, lo cotidiano, todo aquello de lo que hablamos las personas cuando hablamos de lo que nos pasa.

Sólo va a sonreírme el día si me agotas con tus caricias. Sólo va a quererme la vida si me quieres con la tuya, y sólo voy a andar sin miedo si me recorre la energía desde el punto donde me beses hasta la punta de mis pies. En un instante, si quieres, soy más tuya que mía y tú decides si muero de placer o vivo en la monotonía.

sábado, 27 de noviembre de 2010

Días raros.

Saciar la boca es un asunto estridente

cuando el avispero de papilas

grita grita y ataca las pieles

hace, hace ruido

se dilatan las pupilas

un día sofocante, evidentemente.

lunes, 22 de noviembre de 2010

La espera odiada.

Dicen que el amor ya no espera a que cambie la idea colectiva de suerte que en este mundo impera.

"Un proceso azaroso de casualidades me ha conducido hasta ti, las más bellas posibilidades han sido escogidas por mí cuidadosamente hasta toparme con tu frente; toda espera ha sido deseada porque me remite a tu encuentro, nuestro encuentro. "

¿Proceso azaroso de casualidades? Vale, de acuerdo.
¿Bellas posibilidades? Y una mierda, renuncias y desilusiones me he encontrado, ¿o acaso tú no?
¿Espera deseada? Pero qué dices, poeta lerdo, mago semántico sin fundamento, la espera deseada no existe, existe el deseo de desear pensar que la espera fue deseada porque condujo a aquello por lo que merecía la pena esperar. Pero la espera fue: desconcierto golpe placer, desconcierto alegría placer golpe, inquietud desconcierto alegría desconcierto LLEGAS desconcierto seguridad alegría seguridad Te quiero.

Dicen que el amor ya no espera a que las cosas cambien. Decimos que la espera no fue deseada pero que fue eso, una espera, un antes, un no estás y después, extrañamente, estás.

En cualquier caso se va, cansado, derrotado. Embustero el mundo que atrapó al amor, que a su vez consideró embusteros a quienes hicieron uso de él, los cuales, en acto supremo de desagradecimiento, llamaron embustero al amor. Insincera, como diría Pocholo (triste referencia facilona a la palabra), la espera que llevó a los hombres a equivocar el sueño de Amor, que sólo pretendía que la espera deseada y pasiva se convirtiera en un odio a la espera y en un movimiento continuo hacia las personas que esperaban.

jueves, 18 de noviembre de 2010

¿Te causa alguna sensación?

Me confunden las palabras obligadas por el tiempo.
No comprendo los conceptos otorgados al argumento del mal momento.
Me produce muchas dudas la palabra libertad. Se deshace en la boca, endulza y descoloca, hace insoportables algunas cosas.
Me pregunto y me reviso, me interrogo y busco testigos ciegos mudos sordos incoloros asexuados y sin historia que me respondan. Analfabetos letrados mujeres hombres, ajenos. Los busco y no los encuentro.

Los niños del futuro aprenderán la poesía en un teclado.
¿Para qué sirven las palabras en el mundo de las balas? No queremos balas en el mundo de las palabras.
La poesía en un teclado. Instrumento frío ajeno heredado.

domingo, 7 de noviembre de 2010

Y otra.

Premios en cada bocado
que me des.
En cada baldosa que pisas,
en cada detalle que miras
deja de premiar al mundo
con tu voz y tu sonrisa.
Siento celos irracionales
cuando pienso en tu piel y el agua que la recorre.

Recompensas en cada beso
con los ojos.
En cada gesto de tus manos
y en la suavidad de tu pelo, claro.
Hasta hay alguna recompensa
en ciertos cigarros.

Algo a cambio
de tu espalda entera.
Bastante más
si me dejas recorrerla.
Y un bofetón por cada vez
que te sientas fea.

Y eterno agradecimiento
a tus entregados labios.
Para terminar con ellos,
ellos que son el principio de lo que aún no ha empezado,
pero que, si lo empiezas,
obtendrás tu recompensa.

sábado, 6 de noviembre de 2010

Popurrí.

¿Vivo fuera de mí?
Y por eso escribo.

Y en esto, atended, la diferencia estriba.
Vives de acá para allá
¿pero dónde vas?

¿Vivo para alguien más?
Y en ese caso, a ese alguien le escribo.

Por las mañanas hay que elegir la ropa que vas a llevar.
Por las tardes hay que acabar con las mañanas.
Por la noche, cabe preguntarse si al día siguiente una se despertará.

La carpeta, el folio, los bolígrafos, el tabaco, el abono transportes, el sueño, las prisas, la languidez, la naúsea, el calor, las preguntas, el frío, el sol, la conversación, los besos, TUS besos, el fin de semana. La duda. ¿Cúbica? La locura trajeada. La banalidad de la vida animal. Las entaconadas. La felicidad es una chivata.

Caliéntame las manos, en invierno y en verano. Siempre. En realidad, cuando no estés lo necesitaré. ¿Apareces? No sé, el cariño es frágil.

martes, 26 de octubre de 2010

Carol.



Un día tonto en la biblioteca. Estos días en los que tu intención inicial era estudiar, pero en los que subyace la evasión como actividad principal. Pues bien, cuando dejó de subyacer y se hizo patente, efectivamente, me evadí. Y lo hice como lo hacía siempre, paseándome por los pasillos de libros y libros, un lugar que me atrae de una manera casi magnética.

Y de repente, en ese maravilloso día tonto, voy y me encuentro este libro. Tímido, pequeño, de un insulso color amarillo, colocado ahí por el bibliotecario, seguramente ignorante de su valor, para hacer bulto. No sé por qué me fijé en él. Lo primero que leí fue el autor, en este caso autora, Patricia Highsmith. Y bien, ¿qué sabía yo de Patricia Highsmith? Lo único que sabía era que escribía novelas policiacas, del estilo de Agatha Cristhie, y nothin' more. Y a mí las novelas policiacas...pfffbrrr...me chirrían un poquito, no las aprecio en cuanto a literatura, no me llenan de belleza y admiración cuando las leo, como cuando leo otras obras...en fin, que no me interesan.
Aún así, el pequeño librito magnético (más magnético aún que las estanterías donde solía perderme) seguía llamándome a gritos. A todo esto había que añadirle mi frustrante y confusa situación de entonces, imagináos, lo típico, te gusta una amiga muy amiga y todo está perfecto excepto por el hecho de que no lo entiendes y encima ella tampoco y bla bla bla...todo ese rollo tan típico y manido, pero que cuando te toca a ti, las pasas putas.
Así que el libro me llamaba, y como suelo hacer cuando estoy confundida y looser total, me dejé llevar por la intuición y lo cogí. Se llamaba Carol, así a secas, título también timidillo y sin muchas pretensiones. ¿La portada? Bueno, no es la que aparece en el encabezamiento de esta entrada, es más bonita y un poco más sugerente. En ella se ven dos mujeres, con ropa más bien antigua, en plan victoriano, vestidos largos y vaporosos en colores otoñales y todo eso...Una de ellas, la rubia, está recostada sobre un brazo, mirando a la otra desde una cama. La otra, la morena, está sentada en unos escalones cercanos a la cama leyendo unos rollos de papel. Esta es la portada que yo vi en su momento. Después, leer la contraportada y la crítica no me llevó ni medio minuto, pero tampoco fue lo que, definitivamente, me llevó a coger el libro.
En realidad, casi me lo leo entero en los pasillos, si no hubiera sido porque iban a cerrar. Lo abrí y empecé a hojear, luego a leerlo desde el principio, y me enganchó de una manera asombrosa.

Para empezar, la escritora es increíble, lo hace muy bien, pero sin duda lo mejor es la historia, la tensión que se puede notar desde el momento en el que se conocen las protagonistas y, sobre todo, las últimas páginas, en las que todo lo que habían construido juntas, poco a poco, parecía romperse de golpe.

La protagonista es Therese, una chica joven que lleva una vida que no termina de llenarla del todo. Sale desde hace años con Richard, un hombre que la trata muy bien, que es su amigo, más que otra cosa, y con el que no mantiene relaciones porque nunca le apetece. Él lleva esto de una manera bastante estoica, aunque de vez en cuando se enfada, pero como está muy enamorado de ella, lo aguanta día tras día. Por otro lado, trabaja en un almacén de juguetes, aunque esto no es más que un trabajo temporal, porque su sueño es ser una gran escenógrafa.

La desilusión y la desgana de Therese se contagian al lector en las primeras páginas de la novela, pero todo empieza a cobrar vida y sentido una mañana en la que ella está trabajando en el almacén. Ese día, el día de antes de Navidad, si no recuerdo mal, entra en el almacén una mujer rubia, alta, elegante, y con unos ojos que atraviesan a Therese desde el primer momento en que los ve. Esa mujer es Carol. Y, a partir de ahí, deberíais sacar el librito en cuestión de la biblioteca, de verdad, no porque sea la típica novela de amor rebelde, o porque sea una novela de amor entre dos mujeres (que también), sino porque resulta rompedora en su época, y rompedora dentro de cualquiera que la lea, y reveladora también. Es una joya, y es el típico libro del que hay frases, e incluso párrafos, que se quedan grabados en la memoria.

Yo os lo recomiendo a todas y a todos porque a mí me ayudó y me emocionó un montón, y creo que es un libro que estaba colocado en esa estantería, os juro, para que lo leyera. Sigo sintiendo atracción magnética por los pasillos, pero ya no es tan fuerte. Y siempre me paso a echarle una ojeada a Carol. Lo saqué tres o cuatro veces.


Una preciosidad. No dejéis de leerlo ;)



domingo, 24 de octubre de 2010

La pelota de Rugby.

Todo tiene su primer instante de comprensión, su primer acercamiento a lo que es, y un acostumbrarse a ciertas técnicas, ciertos movimientos y ciertas reacciones cada vez más mecanizadas.

Todo, todo, absolutamente todo en la vida funciona así. Busca una excepción. ¿A qué no la hay? Porque nos sentimos cómodos actuando así, porque es inherente a nosotros buscar lo conocido y perfeccionar lo que no alcanzamos a dominar aún, porque, paradójicamente, lo que resulta nuevo resulta sonrojante y complicado, el tiempo se hace eterno cuando te encuentras ante lo rompedor y el sudor parece no tener límite.

Ahora bien, algunos queremos romper. Búscate una excepción o búscate un camino lleno de piedras irregulares, en el que seas como esa pelota de rugby que, cada vez que hace contacto con el suelo, sale disparada hacia un destino completamente nuevo e imprevisible, pero sale con energía. Cada vez que realizas ese giro en tu camino, nuevas posiblidades se abren y el pecho se llena de desconocimiento y adrenalina, no te asustes, suda lo que tengas que sudar y, sobre todo, ve con decisión.

viernes, 22 de octubre de 2010

Me extiendo.

Déjame que abrevie un discurso con un beso
y permite que lo sienta como si fuera el primero.


No te extrañes si te miro
de reojo y con sigilo,
y bebo de ti, cuando lo hago
y me escondo en tu nido.


Es un lugar que existe cuando la luz es violeta.
Cuando ya ha anochecido pero aún no ha amanecido.
Esa hora en la que todos sentimos desconcierto.


No te rías cuando te recorro
con toda la seriedad del mundo.
Ríete, si quieres, cuando te haga olvidar el mundo.


Déjame que te enseñe
cómo puedes ser perfecta.
No hablo de tus ojos, ni tus manos ni tus dedos
hablo de ese gesto que haces con el pelo.


En realidad hablo de todo y de cuando enciendes un cigarrillo, cuando ondeas, cuando sonríes, cuando te enervas, cuando chillas y, sobre todo, cuando miras.

En realidad, sólo vengo a decirte:

Déjame dar rodeos para decirte que te quiero.

La cutrez.


Para los tertulianos, la vena hinchada y palpitante es un argumento de peso.

sábado, 9 de octubre de 2010

Hª.


Pues la Nochevieja presentada por Ramonchu, tu abuela diciendo que a la comida le falta sal sólo para que todos digan: "Que noooo, que está bueníiiisimo", lo emocionante que era que tus padres te llevaran a ver una peli al cine con palomitas incluidas, el Grand Prix también presentado por Ramonchu, la musiquita de principio de embrujadas, celebrar tu cumple en El Rey Lagarto, y quedarte en la pisci hasta tarde. Leer libros sobre astronomía.


Luego, ir al parque con los de toda la vida, que son de hace tres años, pero ya de toda la vida. Que el mayor de edad de turno te compre el vino y tú la coca-cola y la mezcles (a mí eso todavía me pasa, enternecedor xD ). Al principio echabas un culín de vino no fuera a ser que...luego ya no te cortabas un pelo. Los pedos sentimentales, los de partirse el culo por todo, los de darse picos con las amigas, los de que te llevan a casa porque te caes, los de hacer cosas de las que te arrepentirás...en fin. Aquella maravillosa época de dar un bote cuando sonaba el pi-pi de los mensajes del móvil. Después seguí haciéndolo, pero entonces valía la pena, se me iba la vida en ello, os lo aseguro.


¿Y después? Confusión y más que confusión. Que si empiezo, que si quiero acabar, lo retomo y lo dejo, me dejo a mí misma por el camino...Gastos fijos semanales, facturazas en el móvil, entradas furtivas y después regulares a Youtube...(maldita/bendita Katherine Moennig). Y todo el rato dudas, cosas raras, y monotonía. Sí, es raro, o sea, todo parecía fuera de lo normal y a la vez se me antojaba monótono y despreciable en ocasiones.


Punto de inflexión. Llega(s). Más dudas más dudas más dudas y momentos de claridad. Momentos acojonantes de sentirme ya otra persona (una persona).


Ahora también muchas dudas pero todo cambia cuando cambia tu forma de ver las cosas. O igual soy una lista prepotente y no he sido yo quien ha cambiado mi actitud, pero aún así pienso contribuir a la re(forma). Sigo teniendo puntitos de indecisa cabreada y profunda que acaba amargando al resto, pero empiezo a unir en armonía los salientes, entrantes, colgajos y desprendimientos de mi personalidad.



Y sobre todo, en la cabeza, en el cuerpo, en todo mi ser, últimamente sólo me cabe una cosa: que te quiero con locura. Que me entiendes cuando creo que no lo haces porque a mí me cuesta un montón hacerlo, y te subestimo. En realidad sueles acertar y sueles dejarme el tiempo necesario para darme cuenta de que me conoces casi mejor que nadie. Y sigo pensando a todas horas: joder, estaba equivocada. Y sigo incurriendo en los mismos errores. Y sigo rayándome a veces. Pero hoy y ahora le doy un repaso a mi pasado (qué redundante) y me parece todo surrealista, me parece que me siento segura, a veces, de cosas que no lo son y que de hecho el tiempo me ha demostrado que no. Y siempre ando escribiendo y a veces pensando muchas tonterías (otras veces son asuntos de más seriedad) y entonces creo que lo tengo todo controlado y que ya sé vivir mejor que antes. Pero me sigo dando con un canto en los dientes cuando tú me enseñas lo que está ahí y no sé ver, me enseñas a veces en silencio pese a lo mucho que hablas.Bah, y me pongo muy complicada y súper profunda y en el fondo adoro cuatro cositas bien sencillas,a saber: estar contigo, tranquilitas (cuando toca), leer, escribir, y atender a las personas a las que quiero sin agobios ni prisas, disfrutando de ellos. como dice Tita. Así que me ayudas a ser yo misma, estás ahí para enseñarme lo verdaderamente importante, me quieres, te quiero, y desde el momento en el que me he puesto a contar mi vida tal y como la recuerdo ahora y a grandes rasgos has supuesto el párrafo más detallado y largo de ella. Yo muchas veces me sorprendo a mí misma enamorada y me extraña porque sí, porque muchas veces he pensado que no era lo mío, o que soy una rebuscada y estas cosas no me salen bien (la experiencia me lo demuestra). Vivo en una suerte de incredulidad alegre mezclada con momentos de compulsividad léxica (como este), que ni siquiera sé si se dice así, para acabar muchas veces llena y rebosante de algo tan corto y manoseado como el amor. Manoseado porque todo el mundo acaba hablando de lo mismo. Pero yo no, yo nunca hablo de amor, no soy una tipa enamoradiza. Pero he empezado a contar a la vez que a vivir mi vida y me he topado contigo. y ahora hablo de lo que hay, lo que me ocupa, lo que me mueve, y de nuevo me topo contigo porque inconscientemente te pongo al final de todos mis planes.Ponerte al final de todos mis planes se traduce en centrar mi vida en ti, y da miedo decirlo porque, ¿qué pasa si sales de mi vida? ¿Pierde el centro? Yo que sé, yo no hablo de esos temas ahora, yo hablo de ****. Es que como siga poniendo la misma palabra al final pongo de título a la entrada AMOR, así en mayúsculas.No me extiendo más. Todavía no sé qué título ponerle a la entrada...


Buenas noches lectores!

martes, 5 de octubre de 2010

Pregunta(s) sin respuesta.


La pregunta:
"¿Qué fue primero, tu cambio de acera, o el descubrimiento de Katherine Moennig?"
Es más difícil de responder que:
"¿Qué fue primero, el huevo, o la gallina?"
Básicamente esto se debe a que el huevo y la gallina son seres fácilmente comprensibles por casi todo ser humano, a diferencia de Katherine Moennig. Ella tiene un poder irresistible que seduciría a la mismísima gallina.

lunes, 4 de octubre de 2010

Escribir.

¿Qué es lo que falta por escribir para que todo el mundo se mueva? ¿Quién escribirá el próximo libro, poema o texto que me llegue hasta donde ni siquiera yo puedo llegar por mi propia voluntad? ¿Que haga que todo se trastoque y que lo normal parezca extraordinario?

Necesitamos leeros, a vosotros los incomprendidos, desahogaros en un papel. Necesitamos llenarnos de palabras hasta que el alma estalle, necesitamos todos una combinación mágica de sílabas, increíble, que nos mueva por dentro.

Con la llegada de la escritura se perdió la tradición oral. Dicen que las palabras escritas por otra persona, uno, dos, e incluso ocho siglos atrás, están muertas. Carecen de sentido pues el contexto es diferente, carecen de sentido si no conoces la biografía del autor, y carece de sentido emocionarse por lo que alguien ajeno a ti pensó algún día.

De alguna manera, es todo lo que nos conecta con el pasado, es lo que me demuestra que existe la historia, y no los libros de la ESO, ni los documentales, ni las guerras.

Cierto día hubo cierta persona que se sentía oprimida, diferente, sola y desconcertada. Entonces, rápidamente y con manos nerviosas, se puso a escribir, y cuando releyó, se emocionó. Mucho después, yo leí aquello, y me emocioné profundamente. Algún día, tú me leerás y te emocionarás.

Algunas otras veces se escribe tranquilamente, sin prisa, y con una inspiración pausada. Pero escribir es un éxtasis.


La vida, existe gracias a los desahogos. De todo tipo, algunos emocionales. A todo lo demás no se le puede llamar vida. Y, de todos los desahogos posibles, escribir me parece el más bello de todos.

domingo, 26 de septiembre de 2010

Caliente más.

Como el calor de una olla a presión al acercar la cara para oler el guiso reconfortante.
Como el metro un 31 de Julio en hora punta y descorazonada.
Como debajo de las sábanas abrazando hasta que duele.
Como subir y bajar, salir y entrar, sollozar y callar, contener y, al fin, expulsar.
Como ciertos pensamientos que encienden los poros de tu piel.
Como algunas bebidas alcohólicas, qué fáciles presas somos en Nochevieja.
Como un cigarro abrasando mi tripa.
Como un forro polar cuando cae la luna.
Como el humo controlando mi ser, porque a veces quiero que sea todo suyo.
Como llorar tumbada boca arriba y acabar tosiendo y con los ojos inundados, acabar riendo al final, por no llorar se suele decir.
Como "la excepción que confirma la regla".



Caliente.
Temas calientes para días cada vez más otoñales.

miércoles, 22 de septiembre de 2010

Post-it.

La dirección URL de este blog debería ser "inventadotodoconbesos".

Claro que existía antes de ti.

Por otro lado, día tras día, con las ganas de tus besos, inventas mis ganas de vivir.

lunes, 20 de septiembre de 2010

La Cama

La Cuesta y La Cama son largas y solitarias, y dan para un cigarrillo, somethin' with my hands, y dan para pensar e imaginar a veces cosas alcanzables, que dan miedo.

lunes, 13 de septiembre de 2010

Ella en construcción.

Ella estaba esperando tumbada, inerte, medio consciente de sí misma, ya que la mayor parte de su ser no se encontraba allí.
Esperaba tumbada en la cama que la vio crecer, hacerse una mujer, arder, de fiebre y otros males, llorar, casi siempre que la echaba de menos.
Mirando al techo, escuchando un disco de quién sabe qué, Marea quizás. ¿Qué más daba eso? Todos cantan al desamor, al deseo loco e incontrolable, todos cantan; menos ella.
Todas las canciones del mundo que se han escrito acerca del amor le recordaban un poquito a ella, pero no englobaban ni mucho menos lo que sentía. Para empezar, se sentía torpe y estúpida por no saber expresar lo que tenía dentro.
Un poco primitiva y esencialmente sensible, nada fría, nada frívola, y nada razonable.
Porque el pecho le estallaba al recordar su olor, sus manos, su pelo y su boca, su risa y sus nervios, su olor otra vez...
Y toda esa energía que parecía que iba a matarla por dentro, no salía.
No salía porque los golpes, los gritos y las maldiciones no bastan. Lo único que bastaba era un puto beso de su boca de fresa, coco, mango, y otros mil sabores más. A veces tabaco y a veces el sabor aceitoso del hachís que fumaba. A veces no sabía a nada y a la vez sabía a todo, sabía a frescor, si es que ese gusto existe.
Y se le llenaba la boca de ese frescor exquisito e insípido, mientras adoraba la lengua de ella, que se deslizaba por sus labios provocando una sonrisa en la boca, que jugaba también con su lengua haciéndole estremecer. Y, de repente, las yemas de sus dedos acariciaban su espalda, su cuello, o sus piernas, y aquello, OH SI, aquello ya era más de lo que podía soportar.
Y así era siempre, así de mágico, una sensación adictiva de la que no te puedes deshacer, que te envuelve, que te bloquea, te hace olvidarte del mundo y de los problemas, porque entonces el único problema es no perder nunca esa sensación ni esa persona.
Todo eso pasaba por la cabeza de M. mientras estaba tumbada en la cama.
Aparentando descansar, pero sin poder hacerlo, porque su mente bullía de recuerdos y su cuerpo parecía pesar cada vez más, parecía atravesar el colchón para seguir cayendo, y llegar, en lo que dura un pestañeo, al centro del universo, donde, cómo no, también estaba ella.
El disco del hombre de la voz rota (este hombre desayuna erizos) se ha acabado y por eso y por mil razones más ya no merece la pena seguir tumbada allí.
Ahora toca comer con la familia, estar sentada, sonreír y parlotear. Sentada, el ánimo sigue tumbado.
Después toca salir con los amigos, estar de pie, reír con estridencia, parlotear aún más. De pie, el alma sigue tumbada.
Y algunas veces toca lo más difícil, y siempre que puede lo evita. Toca verla. Casi siempre que se la encuentra, M. está de pie, y eso es mala suerte, porque le suelen flaquear las piernas. Ella está de pie, pero su amor está tumbado.
Con otra.

viernes, 10 de septiembre de 2010

Perspectivas.

Sentadita en la cama, piernas cruzadas, observo la fuente caligráfica que aparece en mi pantalla como por arte de magia, conectando mi mente con el extraño aparato electrónico que emite vibraciones positivas y hormigueantes cada vez que coincido contigo en este genial invento que es Internet.
Aunque, en verdad, prefiero coincidir contigo en una cama, con algo de calor pero sin que sea sofocante, tapadas con una sábana, con las piernas cruzadas, las caderas encajadas, acariciando tu perfecta y suave curva y respirando en tu cuello como si fuera el único sitio en el que el aire es fresco.
Fumarme un cigarro contigo mientras hablamos de nuestras cosas, hacernos un porro, reírnos..."Me encanta reírme contigo, dices". Pues yo creo que a mí me encanta todo lo que hago contigo, incluso el peligroso y ya traspasado límite de vernos mear la una a la otra...¿Qué queda después de eso? La respuesta parece obvia, pero no lo es tanto...porque cada día a tu lado me sorprendes y veo otro gesto tuyo, otra cara de la persona a la que ya quiero con locura, que me hace quererla más.


Aquí, sentadita en la cama, pienso que me encantan las noches largas, las noches de fiesta, fumarme algo con una sonrisa en la boca, acercarme a tu cintura por detrás y acercar mi boca a tu cuello para que estires la cabeza y sonrías. Ver tu sonrisa de perfil, desde esa perspectiva, o ver tu sonrisa mientras te beso, otra gran perspectiva.

Al final, lo memorable, lo que queda, son las perspectivas. La curva de tu cadera, tu tripa desde todos los ángulos posibles, tu espalda suave y preciosa...todo es cuestión de perspectiva.

lunes, 6 de septiembre de 2010

The Con.

Con las ganas de marcharme, de escapar y de encerrarme en tu cuello para una pequeña eternidad.
Con la incertidumbre de si será o no importante a quién me acerque y de quién me aparte.
Con todo el tiempo del mundo para que entiendas que pocas cosas son verdaderas y que lo que parece urgente es miserable en esta vida y lo que parece pequeño es lo que llena nuestra vida.
Con un montón de preguntas y pocas respuestas, como todo el mundo, claro, pero quizá con algo de originalidad.
Con deseos de nuevas experiencias y a la vez aferrada a ciertas cosas y cierta(s) persona(s) de las que no puedo ni quiero alejarme.
Con un desconocimiento total.
Con muchos besos, muchos abrazos y muchachada nui.
Con más dudas.
Con lo que me queda por conocer, que en cierto modo ya lo tengo y no lo quiero perder.
Con todo esto que tengo, y a veces me siento perdedora e insuficiente.
Contigo, sobre todo.

http://www.youtube.com/watch?v=soJtF3F5t2k&ob=av3e

Grupito recién descubierto, Tegan and Sara, monísimas, buena música ;)